Guia para comprar una bomba de agua

¿Cómo elegir la bomba de agua adecuada?

La selección del tipo y modelo de bomba de agua adecuada para nuestro caso de uso va a depender de varios factores. Es importante pararnos a pensar bien qué uso esperamos dar a nuestra instalación de bomba de agua para comprar el modelo que más se ajuste a nuestras necesidades. En particular, las preguntas más importantes que debemos hacernos son:

- ¿Aguas limpias o aguas sucias? 

- ¿Qué caudal se va a necesitar?

- ¿A qué altura debo subir el agua desde donde está almacenada?

- ¿Tengo suministro eléctrico (trifásico o monofáisco) o necesitaré una autobomba de gasolina o solar?

- ¿Qué uso vamos a darle?

1. ¿Qué tipo de aguas vamos a mover con nuestra bomba?

Es quizá la primera pregunta que deberíamos hacernos. No es lo mismo utilizar una bomba para aguas limpias (suministro de agua corriente, vaciado de piscinas, etc) que utilizar una bomba de aguas sucias. Las de aguas sucias se utilizan para entornos con partículas en suspensión en el agua de tamaños relativamente grandes, y vienen preparadas para que estas no atasquen la bomba.

Las bombas de aguas sucias disponen de elementos de filtrado que evitan que las partículas más grandes puedan producir problemas y atasquen la bomba, pero igualmente pueden trabajar en entornos donde el agua tiene unas condiciones mucho más complejas que las bombas de aguas limpias. La diferencia principal está en la tolerancia o no a partículas de cierto tamaño en suspensión en el agua. Como regla general, en caso de duda, una bomba de aguas sucias va a poder trabajar también en entornos de aguas limpias, pero lo contrario no se cumple, ya que una bomba de aguas limpias se acabará estropeando si la utilizamos en aguas muy turbias o con muchas partículas en suspensión.

2. ¿Qué caudal vamos a necesitar?

Dependiendo del caso de uso, utilizaremos mayor o menor capacidad de movimiento de agua por hora. No será lo mismo una bomba con capacidad para vaciar una piscina que la que utilizaremos para un sistema de riego con aguas pluviales recogidas en un depósito en un jardín, o el agua de un pozo utilizada para el agua corriente de un chalet.

En general, recomendamos que esta capacidad la defina un profesional, que nos dará el cálculo de cuánto debemos dimensionar la capacidad de la bomba de agua.

3. ¿A qué altura vamos a elevar el agua?

Dependiendo del lugar de procedencia del agua que queremos mover, utlizaremos uno u otro modelo de bombas de agua:

a) Bombas sumergibles. 

b) Bombas de superficie

c) Motobombas

Las bombas sumergibles son fácilmente identificables. Normalmente tienen formato cilíndrico como esta de Gardena.

bomba de aguas sucias Gardena

 Otro caso que merece ser mencionado son las bombas de depósitos pluviales, que se utilizan para  depósitos de tamaño pequeño o mediano de aguas para riego, como este modelo de Gardena.

bomba depósitos pluviales Gardena

 

Otro caso que resulta muy frecuente son las bombas de agua de superficie. Normalmente estas bombas no suelen tener capacidad para elevar agua más allá de unos 9 metros, pero son muy utlizadas para riego y suministro de aguas limpias. En los últimos años estas bombas han ido mejorando en prestaciones y añadiendo tecnología para detectar pequeñas fugas o pérdidas de presión e incluso para integrarse en sistemas domóticos como el ecosistema Smart de Gardena. El formato en este caso es diferente, porque la bomba no se sumerge, sino que lo que se sumerge es una toma de agua conectada a la bomba. Además, dependiendo de la instalación que hagamos, algunas de estas bombas de superficie pueden alimentar a más de un circuito de agua en nuestro jardín y casa.

bomba de superficie Gardena

4. ¿Qué tipo de suministro de energía voy a utilizar?

Las bombas eléctricas son en la actualidad producto más utilizado en instalaciones finales. En las instalaciones temporales (emergencias, etc) se usan más las motobombas por su mayor potencia y flexibilidad (no necesitan suministro eléctrico).

En el mercado hay bombas de agua eléctricas (monofásicas y trifásicas), motobombas (gasolina) e incluso activadas por placas solares.

Aunque merecería una categoría separada, cabe citar las autobombas de agua, equipos con motor de gasolina y capacidades normalmente mucho mayores, que se utilizan en lugares donde la necesidad es mucho más exigente en cuanto a caudales y cantidad de agua a extraer. En general, estas se emplean en inundaciones, vaciado de grandes cantidades de agua, o simplemente porque no hay suministro eléctrico.
En los últimos años han comenzado a aparecer también algunos modelos de bombas de agua alimentadas con energía solar. Su uso de momento es para pequeñas instalaciones y es relativamente frecuente que se empleen en instalaciones de riego por goteo, donde con muy poco caudal (y por tanto poco consumo eléctrico), se puede mantener funcionando el suministro de agua.
Como reflexión final, queremos destacar la importancia del cometido de las bombas de agua. Es muy raro el caso en el que podamos prescindir durante muchos días de una bomba de agua. Cuando se instala, es porque existe una fuerte necesidad de movimiento de agua, o porque la utlizamos para el suministro de nuestro hogar, o porque la necesitamos para un uso generalmente bastante crítico. Sorprende ver que para estos usos a menudo se utilizan bombas de agua de baja calidad. Nuestro consejo es claro: si el uso va a ser importante para nosotros, debemos asegurarnos de adquirir un producto que tenga un buen soporte técnico y provenga de una marca reconocida.